El transporte público en Santiago de Compostela: un problema sin solución con parches

Zonas del centro Santiago de Compostela que condicionan el transporte público por el centro.
Zonas del centro Santiago de Compostela que condicionan el transporte público por el centro.

Para quien no la conozca, Santiago de Compostela es una ciudad gallega de tamaño pequeño (96.041 habitantes según padrón municipal INE 01 enero 2013) pero con una importante población flotante derivada de sus funciones como capital administrativa de Galicia -alberga el parlamento autonómico y las sedes de gobierno- y como ciudad universitaria histórica – parcialmente difuminada con la creación, a principios de los años 90, de las universidades de Vigo y A Coruña, anteriormente campus dependientes de la compostelana-. A ello habría que añadir la población flotante habitual en una urbe de este tamaño. Los ayuntamientos limítrofes con Santiago suman 76.627 habitantes según el padrón municipal a 01 enero 2013.

Nacional e internacionalmente, Santiago de Compostela es una ciudad conocida por la ruta de peregrinación que desemboca en ella, El Camino de Santiago. También lo es por su importante patrimonio arquitectónico histórico, declarado de interés universal por la UNESCO en 1985 -al igual que el propio Camino- y que, hasta anteayer, soportaba buena parte de la actividad diaria de la ciudad. No es hasta los años 60 cuando comienza a despegar el ensanche que absorbería buena parte de la actividad económica y residencial de la zona histórica, hoy peatonalizada, rehabilitada y con una actividad cada vez más turística (quizá en exceso, aunque ese es otro tema).

Con la llegada de la capital de la CCAA de Galicia y el desarrollo de los años 90 se crearon infraestructuras importantes para albergar las sedes autonómicas, bien rehabilitando edificios importantes como San Caetano o el pazo do Hórreo, bien con nuevos inmuebles como el complejo administrativo de San Lázaro. Al mismo tiempo, al norte y sur de la ciudad se crearon barrios de gran peso poblacional como As Fontiñas o San Lázaro al norte -en esta zona, años antes, también se desarrolló el polígono de Vite- u O Restollal, Pontepedriña o Santa Marta al sur. Entre medias se quedó la ciudad histórica y el viejo ensanche, que sigue funcionando como el centro económico, comercial y residencial de la ciudad.

El PXOM vigente, del año 2007, prevé el desarrollo de un ensanche norte que llevaría la ciudad hasta las puertas de la zona industrial, al norte de la zona urbana del ayuntamiento. Esta circunstancia no hace sino marcar, todavía más, el esquema que presenta actualmente la ciudad: un centro de gran densidad poblacional y con limitaciones en la capacidad de circulación rodada (recordemos que son calles antiguas o, como mucho, de los años 60) y dos núcleos más modernos y con cada vez más peso al norte y sur de la misma. Esta circunstancia hace que el transporte resulte más complejo de lo que cabría suponer en una ciudad de este tamaño.

¿Y qué ofrece el transporte público como alternativa?. Un cuello de botella por e que pasan más de la mitad de las líneas de autobús urbano. Una calle de doble dirección, con un carril por sentido (por supuesto sin carril BUS), situada en lo que otrora fue la base de la muralla de la ciudad -su nombre es, por cierto, Virxe da Cerca– y en la que, para añadir más picante a la salsa, se encuentran hasta cuatro centros escolares con su respectivo transporte escolar en horas punta. Desde el punto de vista del tráfico parece difícil de empeorar pero como cualquier situación, por mala que sea, es susceptible de hacerlo añadamos el mercado de abastos que se ubica pegado a esta calle -además de la actividad comercial es el segundo edificio más visitado de Santiago de Compostela por los turistas- y una plaza -de Galicia- que registra uno de los nudos de comunicación viaria más problemáticos de la ciudad en uno de sus extremos. Sin duda pinta bien.

¿Qué alternativas podemos plantear para transporte público de Santiago de Compostela?

1- Opción conservadora: las cosas como están

Los autobuses, los vehículos privados, los camiones que entran y salen del mercado y del ensanche, los viandantes, los taxis y vehículos de servicios, todos metidos en la misma calle y con doble dirección. Si hasta ahora hemos podido aguantarlo, ¿por qué no seguir así?. Es probable que, en el próximo atasco que suframos en la zona, muchos encontraremos una buena razón pero planteemos una de interés general: el transporte público en Santiago de Compostela, a pesar de contar con unas tarifas relativamente competitivas, pierde pasajeros año a año.

Informe 2010 de valoración de los ciudadanos sobre el transporte urbano de Santiago de Compostela
Informe 2010 de valoración de los ciudadanos sobre el transporte urbano de Santiago de Compostela

Entre las causas del descenso de usuarios podemos encontrar una clave que invalida el servicio: la falta de puntualidad o, en su caso, de frecuencias de autobuses. Factores ambos muy relacionados con la fluidez del tráfico. Es demasiado habitual esperar media hora por una línea cuya frecuencia es de 20 minutos por causa de las retenciones. Por el mismo motivo es normal que un viaje de menos de 3 ó 4 kilómetros dure otra media hora. La alternativa es el vehículo privado o el paseo caminando. Sin duda me quedo con el segundo pero no olvidemos otro de los factores determinantes del contexto compostelano: es una de las ciudades más lluviosas de toda Europa.

2- Opción agresiva: cambio radical

El cuello de botella que representa Virxe da Cerca y su encuentro con la plaza de Galicia es insalvable tal como está y, además, es una calle histórica. Una semipeatonalización parece más que justificada. Paso permitido solamente a vehículos autorizados en sus respectivos horarios y derivación del tráfico privado y público por vías alternativas.

Desde el punto de vista de capacidad de absorción de tráfico, al este, se sitúa la avenida de Lugo y su prolongación en la SC-20, el vial periférico de la ciudad. Es una gran alternativa que conecta norte y sur de la ciudad. Muy buena para algunos barrios del norte como Fontiñas o San Lázaro, además de los complejos administrativos o la entrada y salida de la ciudad desde el norte y el este (hacia la meseta central, el Cantábrico y el aeropuerto de Lavacolla) pero poco útil para servir a la propia zona monumental y a otros barrios del norte como Vite, al campus norte, etc. Como alternativa para estos barrios existe, al oeste, una calle que cumple la función de entrada y salida de la zona centro, rúa do Pombal, pero tiene la peculiaridad de ser una calle, como Virxe da Cerca, de trazado antiguo. Tiene un ancho reducido y limita con la zona histórica al este y con la Alameda, el parque histórico de la ciudad, al oeste. Dicho de otra forma, su capacidad de absorción de tráfico es bastante limitada.

3- Opción estratégica o racional: mente fría y vista a medio plazo

La zona histórica es peatonal, cerrada al tráfico, y además, con buen criterio. El ensanche de los 60 es una zona de tráfico denso, la típica zona centro de la ciudad. La rúa Virxe da Cerca es una calle perimetral a la zona histórica que enlaza en ensanche con la zona norte de la ciudad. En el lado opuesto del núcleo antiguo, la rúa do Pombal hace una función similar, si bien soporta menor peso de tráfico por servir a una zona más reducida de la ciudad y por no tener el mercado, colegios y demás.

Ante la insalvable zona intermedia de la ciudad y la existencia de dos viales de doble dirección en sus caras este y oeste que enlazan norte y sur suena razonable la propuesta de convertir, toda la zona de la almendra (como se conoce popularmente a la zona del casco antiguo limitada por la muralla -hoy desaparecida-) en una suerte de gran rotonda entorno a la cual gire el tráfico rodado, dejando abiertas al tráfico O Pombal y Virxe da Cerca pero con la circulación limitada a un sentido cada una. Una hará el recorrido norte-sur y la otra sur-norte.

Con el espacio liberado por el sentido único, se plantea la posibilidad de implantación de carril bus, especialmente en Virxe da Cerca, con mejores condiciones morfológicas y con la presencia de los centros escolares y mercado ya citados.

¿En qué dirección debería girar el tráfico entorno a la almendra?

Esta no es, sin duda, una cuestión baladí. La decisión que se adopte afectará, inevitablemente, a la organización del tráfico en las zonas próximas pues estas, a su vez, deben servir para conectar entre sí los dos sentidos de circulación.

Opción 3.1: que el sentido de circulación sea conforme a las agujas del reloj:  entrar en el ensanche -dirección sur- por Virxe da Cerca y salir por Pombal en dirección norte.

De esta forma se podría establecer un carril bus continuo desde Porta do Camiño al breve carril bus situado a lo largo de la rúa da Rosa. Este deberá bajar por la propia Virxe da Cerca, atravesar la plaza de Galicia y bajar por Doutor Teixeiro, anulando uno de los carriles actuales de circulación y el estacionamiento en el margen derecho de la calle. Ello ampliaría el espacio para el peatón y permitiría humanizar una calle que, con su doble carril (temporal, mientras nadie anule uno con una doble fila) y su estacionamiento en línea a ambos lados es uno de los puntos negros de los atascos del ensanche.

Propuesta de carril bus para Virxe da Cerca, Santiago de Compostela. Tráfico dirección norte por Pombal.
Propuesta de carril bus para Virxe da Cerca con dirección sur, Santiago de Compostela. Tráfico dirección norte por Pombal.

Al anular la dirección norte por Virxe da Cerca -recordemos que es la calle que absorbe más líneas de autobús de la ciudad actualmente- las líneas deberán reconfigurarse, necesariamente, como recorridos circulares en aquellas que se vean afectadas por el cambio. Como alternativas a Virxe da Cerca para el recorrido en dirección norte se emplearían, en función de la línea, la rúa Pombal o la avenida de Lugo, que necesariamente debe ganar protagonismo por su capacidad de absorción de tráfico. A ella se llegará por la rúa do Hórreo, bien directamente -a la altura de la EEFF- o por la rotonda situada en el encuentro de Bernardo Barreiro y Clara Campoamor.

Opción 3.2: que el tráfico entorno a la almendra gire en sentido contrario a las agujas del reloj: el tráfico dirección norte circularía por Virxe da Cerca y el sur por Pombal.

La ventaja que presenta esta alternativa es la posibilidad de reorganizar el tráfico de autobuses urbanos a lo largo de la rúa do Hórreo, en donde se podrá implantar carril bus compatible con el previsto en la opción anterior a lo largo de Doutor Teixeiro.

Propuesta de carril bus para Hórreo y Virxe da Cerca con dirección norte, Santiago de Compostela. Tráfico dirección sur por Pombal.
Propuesta de carril bus para Hórreo y Virxe da Cerca con dirección norte, Santiago de Compostela. Tráfico dirección sur por Pombal.

Una de las ventajas de esta alternativa es que los giros en un nudo tan problemático de tráfico como la plaza de Galicia se harían de forma más sencilla. Los autobuses subirían el Hórreo y tan sólo tendrían que girar a la derecha para comenzar el carril bus de Virxe da Cerca. Los que vinieran del Pombal podrían girar a la derecha y tomar el carril bus de Doutor Teixeiro en dirección sur o seguir recto para enlazar con Virxe da Cerca y realizar así un recorrido circular entorno al casco antiguo.

Conclusiones sobre las alternativas propuestas para el transporte público de Santiago

En ambos casos se trata de planteamientos que se debieran desarrollar a un mayor nivel de profundidad de forma que se planteen unos recorridos de circulación fluidos para todo tipo de vehículos y se reorganicen las líneas de autobuses urbanos conforme a ellas.

En cualquiera de las opciones se presenta el problema de la falta de comunicación rodada entre las direcciones norte y sur hasta la altura de la avenida de Castelao, pues el atajo señalado en la primera imagen atraviesa un cuello de botella insalvable y que pudiera llegar a ser peligroso para los peatones a la altura de la iglesia de San Francisco. No es, por tanto, una alternativa para el transporte público, si bien se utiliza de forma habitual por el tráfico privado.

Personalmente prefiero la segunda alternativa (3.2) el tráfico norte por Virxe da Cerca y el sur por Pombal. Además de posibilitar el carril bus a lo largo del Hórreo y enlazarlo directamente con el de Virxe da Cerca, permite hacerlo sin giros complejos en plaza de Galicia. Este ha sido objeto de un concurso de ideas para su reforma y está presente, de forma intermitente, en el debate político local. Su reforma previsiblemente sustituirá su configuración de turbina, con una plaza central a modo de rotonda rodeada por sus cuatro costados por viales,  por una plaza adosada a uno de los laterales con la circulación derivada al otro. Esta alternativa es perfectamente compatible, en el futuro, con estas propuestas.

Sea como fuere, es un problema a solventar lo más pronto posible mediante un estudio de movilidad a fondo y un factor clave antes de acometer reformas y proyectos de humanización de calles sin la debida contextualización en el conjunto de la ciudad. ¿Cómo se puede plantear un proyecto serio sin unas premisas de partida claras y con vocación de permanencia en el tiempo?.

 

Más información: Informe 2010 de valoración de los ciudadanos sobre el transporte urbano de Santiago de Compostela, Propuesta ganadora del concurso de ideas para reforma de la plaza de Galicia, Santiago de Compostela

En CCP Gestión Blog: La actual organización de nuestras ciudades es una ruina ecológica, social y económica

 

2 comentarios sobre “El transporte público en Santiago de Compostela: un problema sin solución con parches

  1. Pingback: Antigua terminal de SCQ Lavacolla, ¿qué hacemos con ella? | CCP Gestión

  2. Pingback: Propuesta aparcamientos bicicletas Santiago | CCP Gestión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *