Estado de la certificación energética de los edificios por CCAA, informe 2014

El Ministerio de Industria, Energía y Turismo acaba de publicar el primer informe oficial sobre la implantación de la certificación energética de edificios en España. Aporta datos por Comunidades Autónomas y por calificación de los inmuebles.

Lo primero que llama la atención es la disparidad de aplicación de un requisito que, recordemos, es de obligado cumplimiento para todos los propietarios que pongan en el mercado sus inmuebles a partir del 01  de junio de 2013.

Certificados_Energeticos_2014_01

El certificado de eficiencia energética para los edificios de nueva construcción es obligatorio desde 2007, con la implantación del Código Técnico de la Edificación. En España, sin embargo, y a diferencia de lo que exigía la UE, no se ha obligado a los propietarios de edificios existentes a la elaboración de dicho documento hasta el 01 de junio de 2013. A partir de entonces, cada CCAA debe tener habilitado un registro oficial en el que inscribir los certificados energéticos de todos los edificios existentes que se pongan en el mercado, según los requisitos que recoge el Real Decreto 235/2013, de 5 de abril.

Hasta las fechas de recepción de datos del informe, destacan positivamente en la aplicación del R.D. los datos de Catalunya, en donde se registraron 195.089 inmuebles existentes y Valencia, con 128.888. Por contra Aragón, con 32 certificados registrados, y Galicia, con 399, son el farolillo rojo de la aplicación de la norma.

En el informe también se muestran las calificaciones obtenidas por CCAA en edificios nuevos y existentes, así como los datos globales del conjunto del estado. Comparemos los resultados generales de edificios nuevos y existentes:

Certificados_Energeticos_2014_02

Certificados_Energeticos_2014_03

A la vista de la diferencia de resultados, podemos apreciar la mejora en sostenibilidad del parque nuevo de edificaciones respecto del antiguo. La existencia de calificaciones “G” en los edificios nuevos se restringe a casos anecdóticos -aún así inexplicables- mientras que en los existentes su presencia, debido a la falta de aislamientos y la existencia de sistemas de ACS y climatización -en terciario también de iluminación- obsoletos.

Se ha hablado mucho de la necesidad de orientación del sector construcción a la rehabilitación del parque de viviendas existente. Si queremos vivir en un país sostenible medioambientalmente debe ser así, haciendo especial hincapié en la rehabilitación energética de los mismos.

La certificación energética, además de ese papel que cuesta dinero a los propietarios, es una información al futuro propietario o inquilino de la sostenibilidad de su nuevo hogar o local comercial. Esos futuros usuarios de los inmuebles son ciudadanos, en muchas ocasiones ciudadanos jóvenes, cada vez más conscientes de la importancia de tener ciudades sostenibles y países no dependientes energéticamente. Buena parte del futuro depende de ello, que no es poco.

 

Vía: Estado de la certificación energética de los edificios, datos CCAA 2014 (PDF)

En CCP Gestión: Certificación energética de edificios, obligaciones y plazosLa actual organización de nuestras ciudades es una ruina ecológica, social y económica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *