Inversión inmobiliaria, más que apartamentos en la Costa del Sol (1/2)

Burj_Al_Arab_Hotel_-_Dubai,_United_Arab_Emirates2Desde que, a mediados del año 2008, entramos en la etapa actual de crisis económica global, en España ha habido un sector clave que, junto a la banca y sus multimillonarios rescates, se ha llevado todos los comentarios sobre el despilfarro, la especulación y el “se veía venir” de mucha gente. Nos referimos, claro, a la promoción inmobiliaria.

En los negocios, en general, uno de los factores claves a la hora de conseguir apoyos de cualquier tipo, es la confianza. En uno mismo, en sus posibles socios y en el mercado en general. Esto se traduce, en los últimos años, en un ambiente hostil ante todo lo que suponga colocar un ladrillo sobre otro al son de: “¿no hemos aprendido nada?”, “eso nos ha metido en la crisis” y sus múltiples variantes. Seamos serios y digámoslo bien alto y claro: LA PROMOCIÓN INMOBILIARIA NO ES EL DIABLO. HAY VIDA MÁS ALLÁ DE LOS APARTAMENTOS DE LA COSTA DEL SOL. Veamos cuáles son las opciones que se suelen manejar en inversión inmobiliaria:

Edificación residencial: el ángel caído

Empecemos por donde más duele. Este post lo dedicaremos, por su relevancia, a la inversión en inmueble residencial centrándonos en el caso español. Aquí, la burbuja inmobiliaria hizo dispararse los precios y el ritmo de construcción de edificación residencial, especialmente en zonas costeras, a un ritmo muy superior al alcanzable por los compradores.

Como ocurre en cualquier negocio de tipo piramidal, hay actores que se han subido y bajado a tiempo llevándose consigo jugosos réditos y otros que no supieron ver el frenazo a pesar de que el mismo resultaba ya evidente. Quizá el caso más famoso sea el de la compra de Fadesa por parte de Martinsa. ¿El resultado?: el mayor concurso de acreedores de la historia de España.

Además del batacazo de muchas empresas, con la destrucción de empleo y el frenazo económico correspondiente, creo que no es necesario comentar el papel de la banca en toda la historia por ser de sobra conocido por todos el rescate a las entidades más endeudadas -casualmente manejadas desde el aparato político- financiado con el dinero de todos, directa o indirectamente. A ello hay que sumar la imagen de país que nos otorgan las promociones fantasma repartidas por el país. En uno de los últimos episodios del conocido programa de la BBC, Top Gear, se hacían eco precisamente de ello:


Top Gear Season 20 Episode 3 (20×03)

Más allá de los excesos cometidos por bancos, propietarios de suelos y especuladores varios, el residencial es tan sólo una de las ramas de la inversión inmobiliaria. En España, sin embargo, dicha rama alcanza una relevancia manifiesta debido a una particularidad cultural que otorga a la vivienda en propiedad una importancia primordial desconocida en gran parte de nuestro entorno. La vivienda como fondo de inversión, como futura herencia a los hijos dentro de una larga tradición especulativa (seamos claros, eso de “compra un piso, que nunca baja” de nuestras madres es especulación a nivel usuario) nos ha llevado una situación en la cual sólo pueden comprar una vivienda en una ciudad parejas de rentas acomodadas o, en su caso, personas de renta elevada.

Estratégicamente, sin embargo, se trata de un activo de inversión peculiar, con baja rentabilidad directa y bajo riesgo pero con unas posibilidades de revalorización altamente cambiantes y difíciles de pronosticar. Volviendo al caso español, el proceso de devaluación de salarios y seguridad laboral en que nos hallamos inmersos pronostica que es muy difícil una revalorización a corto, medio e incluso largo plazo en el 90% del territorio. Sin embargo, el factor territorial es sumamente importante en cualquier inversión inmobiliaria y en las principales capitales, especialmente del norte, no existe una bolsa de vivienda comparable a la radicada en la costa mediterránea. ¿Significa que la vivienda en estas zonas subirá de precio?. No necesariamente, pero nunca se producirá un descenso de precios tan acusado y, en su caso, serán las primeras en notar un reinicio de la actividad promotora.

En el próximo post os mostraremos otras ramas habituales en inversión inmobiliaria.

2 comentarios sobre “Inversión inmobiliaria, más que apartamentos en la Costa del Sol (1/2)

  1. Pingback: Inversión inmobiliaria, más que apartamentos (2/2) | Dirección Integrada de Proyectos, DIP Diario

  2. Pingback: La movilidad más sostenible es la que no existe | CCP Gestión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *