Combustible a partir de la modificación genética de una bacteria

Ralstonia Eutropha, la bacteria modificada por el MIT

El MIT, Instituo Tecnologico de Massachusetts, está trabajando en un proyecto de modificación genética de una bacteria llamada Ralstonia Eutropha para lograr que produzca combustibles de forma natural.

Ya han logrado el éxito en laboratorio, pero ahora trabajan para conseguir un volumen de producción que pudiera satisfacer una demanda a niveles industriales.

El objetivo del proyecto es reconducir y aprovechar la capacidad natural de la bacteria de fabricar de compuestos complejos de carbono para la fabricación de combustibles. Christopher Brigham, el principal artífice del proyecto define así el proceso natural de la bacteria:

Lo que hace es tomar cualquier carbono disponible y almacenarlo en forma de un polímero, que es similar en sus propiedades a una gran cantidad de plásticos derivados del petróleo.

Con la manipulación genética han logrado que la bacteria pase de producir polímeros a producir combustibles, en este caso un tipo de alcohol llamado isobutanol. Este podría reemplazar a la gasolina o mezclarse con ella.

El equipo ha demostrado que, en cultivo continuo, se puede obtener cantidades importantes de isobutanol.

A diferencia de algunos sistemas de bioingeniería en que los microbios producen un producto químico deseado dentro de sus cuerpos pero deben morir para recuperar el producto, la Ralstonia Eutropha expulsa naturalmente el isobutanol en el fluido circundante sin parar el proceso de producción.

Vía: elEconomista

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *