Dirección de proyectos: gestión de cambios en proyectos de construcción (1/2)

Una de las ventajas, si no la máxima, diferenciadoras entre una gestión de proyectos “tradicional” y una gestión de proyectos profesionalizada es el grado de control constante sobre el proyecto. ¿Significa esto que un proyecto no presentará variaciones respecto a lo programado?. Todos sabemos que no suele ser así, sin embargo, cabe diferenciar las modificaciones en función de su origen.

Cambios necesarios o imperativos:

A diferencia del resto de la industria, la construcción trabaja “a domicilio”, esto es, en el destino del bien a producir. Esta característica intrínseca del sector eleva la incertidumbre implícita al proyecto a niveles intolerables en producciones en fábrica. Pongamos por caso un proyecto de reurbanización en una zona antigua de cualquier ciudad, ¡lo que puede aparecer ahí!. En estos casos resulta imperativo acometer los cambios como vienen. No existe la posibilidad de no afrontar aquellos trabajos no previstos.

La única forma de mantener el control sobre este tipo de situaciones figura en el respaldo contractual entre la propiedad y las contratas. Es labor del Director de Proyecto la previsión de las situaciones susceptibles de cambio en el documento contractual entre las partes. La labor previa de asesoramiento en estas circunstancias es el único garante de que el proyecto pueda cerrarse en tiempo y forma, con un control de costes adecuado.

Cambios subjetivos:

Sin ánimo de polemizar, ni mucho menos, los que hemos vivido proyectos de construcción solemos coincidir en que, en ocasiones, un porcentaje excesivamente elevado de los cambios surge de modificaciones sobre el proyecto inicial por parte del proyectista y/o la propiedad. ¿Son cambios necesarios?. Depende.

El control de este tipo de modificaciones, organizativamente hablando, viene dado por la relación de poder en el organigrama. Un Director de Proyecto tiene la responsabilidad global sobre el mismo, por lo que debe exigir a la propiedad, en el momento de la firma, plenos poderes (consensuados, inevitablemente con ella) que posibiliten su labor. Si las modificaciones provienen de cambios de criterio por parte del equipo proyectista, es labor del Director de Proyecto poder decir no, si lo considera necesario para el cumplimiento del alcance acordado.

Caso aparte es el que los cambios vengan previamente aprobados por la propiedad o, incluso, originados por esta. ¿Puede negarse un Director de Proyecto a llevar a cabo una modificación exigida por al propiedad?. Evidentemente no (salvo renunciando al proyecto), pero puede (y debe) exigir la documentación acreditativa que autorice y valore dicha decisión.

En DIP Diario: La importancia de la DIP, Profesionales DIP

3 comentarios sobre “Dirección de proyectos: gestión de cambios en proyectos de construcción (1/2)

  1. Pingback: Dirección de proyectos: la gestión de cambios en proyectos de construcción (2/2) | DIP Diario

  2. Pingback: La gestión de contratas durante la ejecución de un proyecto | DIP Diario

  3. Pingback: Dirección de proyectos: particularidades del sector construcción | DIP Diario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *